FISCALIDAD EN LA DISOLUCIÓN DE UN PROINDIVISO. EXCESO DE ADJUDICACIÓN.

Varios son los impuestos que hay que tener en consideración en supuestos habituales como la disolución de una comunidad de bienes, división de la cosa común y/o disolución de la sociedad de gananciales.

Se debe prestar especial atención en aquellos supuestos en los cuales se genera un exceso de adjudicación.

Supuesto de hecho:

 “Disolución de proindiviso de una vivienda, adjudicándose uno de los propietarios la titularidad del 50% del otro co-propietario a cambio de dinero”

 IRPF

Se puede producir un incremento patrimonial en el transmitente:

De acuerdo con el artículo 33.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE de 29 de noviembre), “son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquel, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos.”

El apartado 2 del mismo precepto establece que “Se estimará que no existe alteración en la composición del patrimonio:

En los supuestos de división de la cosa común.

En la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación.

En la disolución de comunidades de bienes o en los casos de separación de comuneros.

Los supuestos a los que se refiere este apartado no podrán dar lugar, en ningún caso, a la actualización de los valores de los bienes o derechos recibidos.”

Con carácter general, el ejercicio de la acción de división de la cosa común (CC art. 400), no implica una alteración en la composición del patrimonio, ya que únicamente se especifica la participación indivisa que correspondía a cada uno de los copropietarios, y a efectos de futuras transmisiones, la fecha de adquisición no es la de la adjudicación de los bienes a los comuneros, sino la originaria de adquisición de los mismos, sin perjuicio de las especialidades previstas en la normativa del Impuesto en relación con los bienes afectos.

Ahora bien, para que opere lo previsto en ese precepto, es preciso que las adjudicaciones que se lleven a cabo al deshacerse la indivisión, se correspondan con la cuota de titularidad, ya que, en caso contrario, al producirse un exceso de adjudicación, se produciría una ganancia patrimonial.

Del mismo modo, se producirá una ganancia patrimonial si al hacer la división de un bien en común, se acuerda adjudicarlo a una de las partes compensado en metálico o en especie a la otra.

En el caso expuesto, supuesto bastante habitual, donde a una de las partes se le adjudica el 100 por 100 de la plena propiedad de la vivienda compensando a la otra parte, a ésta última se le genera una ganancia o pérdida patrimonial, al haberse producido una variación en el valor de su patrimonio puesto de manifiesto por una alteración en su composición.

El importe de esta ganancia o pérdida patrimonial vendrá determinado por la diferencia entre el valor de adquisición y el valor de la adjudicación efectuada, en la forma prevista en los artículos 34 y 35 de la Ley del Impuesto.

IVVTNU (Plusvalía municipal)

No se genera hecho imponible en el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los terrenos urbanos:

La razón de la no sujeción al mismo en el caso de disolución del proindiviso expuesto anteriormente, se debe a que para que se produzca el hecho imponible en este impuesto debe existir un acto traslativo de la propiedad. La práctica totalidad de la doctrina entiende que se trata de un acto declarativo o especificativo de derechos. En la extinción del condominio o proindiviso no existe transmisión desde unos comuneros hacia otro, aquel que resulta dueño exclusivo de la totalidad del bien tras la extinción. Antes bien estamos ante un acto declarativo de derechos, que no produce transmisión alguna de los mismos, sino que delimita la cuota de cada titular copropietario. (STS 23 mayo 1998)

ITP (IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONIALES)

Podría generarse hecho imponible, sujeción a ITP, si se produce un exceso de adjudicación que podría haberse evitado.

Conforme a lo dispuesto en el artículo 7.º .2.B) del Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, del Texto Refundido de la Ley del ITPAJD, los excesos de adjudicación declarados se consideran, en principio, transmisiones patrimoniales. Ahora bien, la propia norma introduce una salvedad: estarán no sujetos a gravamen aquellos excesos de adjudicación que surjan de dar cumplimiento a determinados artículos del Código Civil y disposiciones de Derecho Foral basadas en el mismo fundamento (a estos efectos, destaca el artículo 1.062 del Código Civil, según el cual “cuando una cosa sea indivisible o desmerezca mucho por su división, podrá adjudicarse a uno, a calidad de abonar a los otros el exceso en dinero“).

Es decir, la cuestión está en determinar la efectiva indivisibilidad de la cosa o cosas en común (que se transmite/n) y la consecuencia evitable o inevitable de que la adjudicación se haya efectuado en la forma pactada.

La resolución del T.E.A.C de fecha 29 de septiembre de 2011, Recurso 00/591/2010, daría respuesta a esa cuestión:

 Tratándose de la disolución de una comunidad donde existan varios bienes indivisibles y se produzcan excesos de adjudicación, los mismos pueden quedar sujetos a la modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas si tales excesos hubieran podido evitarse o al menos minorarse con una adjudicación distinta de tales bienes (esto es, siempre que el exceso hubiera podido al menos en parte evitarse) respetando siempre los principios de equivalencia en la división de la cosa común y de proporcionalidad entre la adjudicación efectuada y el interés o cuota de cada comunero. Esta excepción de indivisibilidad – inevitabilidad (de “obligación consecuencia de la indivisibilidad” en palabras del Tribunal Supremo) no debe aplicarse a cada uno de los bienes individualmente considerados, sino que debe entenderse referida al conjunto de los bienes que integren la comunidad.”

Ejemplo:

Si un matrimonio es titular de dos inmuebles, la adjudicación de ambos a uno sólo de los cónyuges, vía compensación monetaria al otro, SI estaría sujeto a ITP. En cambio, NO lo estaría si cada conyugue se adjudica uno de los inmuebles, compensando el más beneficiado al otro monetariamente.

Si un matrimonio es titular de un sólo inmueble, la adjudicación del mismo al otro vía, compensación monetaria , NO estaría sujeto a ITP

AJD (ACTOS JURIDICOS DOCUMENTADOS)

Si no está sujeto a ITP, lo estaría a AJD, si la adjudicación se efectúa en documento público notarial.

Autor: legalitax - Gustavo Adolfo Murillo González.

Gustavo Adolfo Murillo González. Abogado y Economista, colegiado en los ilustres colegios de abogados y economistas de Málaga. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (Universidad Málaga 1997). Graduado en Derecho (Universidad Europea de Madrid 2011) Experto Universitario en Derecho Concursal 2018 (Universidad Internacional de Andalucía) Experto Universitario en Derecho Administrativo y Contencioso Administrativo 2017 (Universidad Internacional de Andalucía) Máster en Asesoría Fiscal 1998.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .